0% Completado
0/21 pasos

Historia

La invención del motor de combustión interna nos conduce a la época del siglo XVII. En la cual surgieron muchos inventores con excelentes prototipos de motores de vapor, pero el más destacado de ellos fue James Watt, quien creó, entre los años 1769 a 1786 la máquina de vapor rotativa de doble efecto, de combustión externa en 1782.

La invención del motor de combustión interna se  atribuye a dos italianos. El sacerdote Eugenio Barsanti y el ingeniero en hidráulica y mecánica, Felice Matteucci, quienes, en 1853, detallaron documentos de operación, construcción y patentes pendientes en varios países europeos como Gran Bretaña, Francia, Italia y Alemania.

La modificación más importante que realizaron fue. Introducir la lumbrera al interior del motor. Lo que ahora conocemos como “cámara de combustión”

Los primeros prototipos generaban una mínima potencia, debido a que la fase de admisión duraba muy poco tiempo y la fase de compresión no terminaba por completo.

La mezcla aire/combustible era encendida por un arco voltaico generado por una resistencia incandescente llamado “mechero” la detonación resultante era muy débil y en consecuencia el funcionamiento de estos motores era deficiente.

Fue la modificación a la fase de compresión la que permitió una mejora significativa al motor de combustión interna, para reemplazar a los motores de vapor de James Watt. Impulsando el desarrollo de los automóviles debido a que se desarrolla más potencia con motores de dimensiones reducidas.

Algunos historiadores han informado que Edmond Berger inventó una de las primeras bujías el 2 de febrero de 1839. Sin embargo, Edmond Berger no patentó su invención.en 1876 Gottob Honold logra aislar el funcionamiento consiguiendo disipar temperatura a través de la bujía haciéndola funcional y económica.

En el año de 1886 el ingeniero alemán Nikolaus August Otto diseño y modificó el ciclo de trabajo de cuatro tiempos del motor de combustión interna, esta modificación es la que se encuentra en los motores actuales.

Otto lo consiguió basándose en los estudios del inventor francés Alphonse Beau de Rochas en 1862, que a su vez fueron basados en el modelo de Barsanti y Matteucci.